FALLECIÓ LA MUJER QUE SE PRENDIÓ FUEGO PARA EVITAR EL DESALOJO EN FEBRERO

Un final triste y anticipado, el estado gubernamental culpable? quien dará las respuestas ahora? la justicia se lava las manos? y el IPV  que dirá?

Andrea Lorena Arréguez (38), la mujer que se quemó junto a su hijo, Ángel Hernán Arréguez (19), para evitar un desalojo en el barrio La Tablada, falleció esta tarde, a las 13.20, en el Hospital San Juan Bautista. 

El trágico hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la esquina del pasaje Tinogasta y calle Río Salado, el 28 de febrero. Ese día, a las 10 de la mañana, policías de la comisaría Sexta en compañía de un oficial de Justicia del Juzgado Civil Nº 4 se presentaron para cumplimentar una orden de desalojo.

Mientras se materializaba la medida, la mujer y su hijo se rociaron con alcohol etílico y se prendieron fuego con un encendedor para evitar ser desalojados del lugar. Ante el hecho fueron asistidos por los efectivos y trasladados con lesiones de consideración por los médicos del SAME al Hospital Interzonal San Juan Bautista.

Cabe recordar que ya hay un antecedente familiar donde también perdió la vida una familiar de la hoy fallecida y que en ese momento la responsabilidad caería sobre los que estaban al frente de la secretaría de la vivienda y la misma gobernadora Lucía Corpacci.

La mujer y el joven que se prendieron fuego ayer son familiares de Valeria Arreguez, quien murió tras quemarse, reclamando una vivienda en las instalaciones del CAPE en un hecho ocurrido en 2012.
En enero de ese año la joven de 26 años, se cansó de reclamar a las autoridades una solución ya que la habían desalojado de su casa, ubicada en el barrio 120 Viviendas, en donde residía con sus tres hijos.

La crónica de ese día relataba que Arréguez estaba desesperada. Había quedado en la calle luego de que la desalojaran de una humilde casa que alquiló durante un tiempo en el barrio Eva Perón y así se enteró de una vivienda que estaba desocupada en el barrio, porque la adjudicataria no la habilitó después de un mes de recibirla. Ella estaba inscripta desde hace 6 años en el IPV y nunca la llamaron para adjudicarle una casa. Incluso, tuvo que tolerar, mientras usurpó la casa, que la dueña legal le enviara una patota para intimidarla y exigirle que saliera de la vivienda.

Golpeada y amenazada, volvió al IPV para que le dieran un aval y así quedarse en la vivienda, tal como le había dicho. No la atendieron y todo terminó para ella.

La joven se quemó en el patio del CAPE, sufrió heridas graves y fue internada en la sala de Terapia Intensiva, A la madrugada del día siguiente Valeria de 26 años, madre de tres niños pequeños, murió. La causa de su fallecimiento fueron las graves quemaduras que ella misma se produjo reclamando un lugar para vivir.

COMPARTIR NOTA, FACE NOS BLOQUEA LO QUE PUBLICAMOS – Producción: Cel.:  383 4 351218