SUPONEN QUE EL LADRÓN DE 16 AÑOS MURIÓ BALEADO EN PARQUE CHACABUCO POR EL MÉDICO ASALTADO

Creen que un ladrón de 16 años murió baleado por el médico asaltado en Parque Chacabuco

La Policía hizo las pericias en el lugar y ahora se espera un cotejo balístico clave para la causa. (Mario Sayes)

Había recibido un tiro en la cabeza. Sospechan que fue uno de los que intentó robarle al primo del director del SAME.

Yoel (16) entró al Hospital Penna con un balazo en la cabeza el viernes por la noche y falleció en las últimas horas. Como su ingreso a la guardia fue minutos después de que el médico Ernesto José Crescenti, primo del titular del SAME, se defendiera a los tiros de un robo cuando llegaba a su casa de Parque Chacabuco, los investigadores sospechan que el adolescente muerto fue uno de los delincuentes involucrado en el asalto.

Luego de que al chico le hicieran una ablación de órganos para donación, el Juzgado Nacional Criminal y Correccional N° 50, a cargo del juez Carlos Bruniard, ordenó que se secuestre el proyectil que tenía alojado en la cabeza para que se haga un cotejo balístico y así determinar si fue parte de la banda que atacó a Crescenti (65) y si un tiro del médico fue el que lo mató.

Es más, el juez Bruniard también dio instrucciones para que este lunes a primera hora el arma secuestrada a Crescenti, que es legítimo portador, y los casquillos hallados en el lugar del tiroteo sean llevados a la división Balística de la Policía Científica. Ahí comenzará una pericia que será clave para esclarecer el crimen del adolescente y el intento de robo al médico, primo de Alberto Crescenti, titular del SAME.

Lo cierto es que, según las fuentes, el chico tenía antecedentes por robo agravado, en una causa de septiembre de 2018.

Por lo pronto, la causa inicial, y que es la que tiene el juez Bruniard, está caratulada “tentativa de robo a mano armada” y “disparo de arma de fuego”. El futuro de ese expediente dependerá del resultado de la balística.

Todo comenzó el viernes pasado poco antes de las 21 en Santander al 500, en Parque Chacabuco, cuando Crescenti, dueño del instituto médico que lleva su nombre, llegó a su casa después de un período de veraneo.

El médico estacionó su camioneta Toyota Rav 4×4 y estaba por bajar las valijas cuando lo abordaron cuatro delincuentes armados que llegaron en otro coche.

Crescenti no sólo se resistió, sino cuando uno de los ladrones disparó, tomó su pistola calibre 357 marca Glock y se defendió a los tiros.

Los asaltantes huyeron sin robar nada y el médico, que resultó ileso, enseguida denunció el hecho ante la Policía.

Fue por eso que, minutos más tarde del intento de robo, llamó la atención el ingreso de un joven con una herida de arma de fuego en la cabeza al Hospital Penna, de Parque Patricios. Sus presuntos cómplices permanecen prófugos.

Desde entonces, se procura determinar la posible participación del chico en el intento de robo.

En caso de que la pericia balística determine que la bala que mató al chico salió del arma de Crescenti, la carátula de la causa cambiará y posiblemente también la situación judicial del médico egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1977.

Tras obtener la especialidad en ginecología, obstetricia y cirugía general, Crescenti se dedicó a la investigación en los tratamientos a enfermos de cáncer y abrió un centro privado que lleva su nombre, en la avenida Córdoba al 3300.

COMPARTIR ESTA NOTA: Deja tu comentario – Producción: Cel.: 383 4 351218